Cerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Tiempo libre

21.10.2016

#FANFICS TIO (TAKE IT OFF) C11

Momentos cúlmines, entretenidos, en los que todo parece que va a pasar ¡imperdible!

#FANFICS TIO (TAKE IT OFF) C11

Escuchaba el agua de la ducha correr desde mi pieza. Estaba en el segundo piso, mejor dicho, estábamos en el segundo piso. Luke llevaba 15 minutos en el baño. Malditos 15 minutos. Eran una eternidad.

Sin razón alguna estaba nerviosa. Se supone que es verano, pero tengo que dormir con pijama de polar, porque afuera corre una ventisca del demonio, y para colmo, estoy con estufa. Con estufa en verano.

Apuesto a que eso es nuevo. En fin, volviendo al tema inicial. Esto se me hace eterno.

Además sigo molesta con Luke de cierta forma, porque no hizo ningún comentario sobre mis calcetines de conejo. Estoy con pijama, si. Pero me esforcé en este Look. Por lo general, ni siquiera me cepillo el cabello antes de dormir. Soy una despreocupada, pero hoy “cambié” mi rutina por Luke y aún así él no dijo nada, nada de nada, por mi look nocturno. ¡Qué fiasco!

Por otro lado, tampoco emitió palabra cuando le dije sobre que “al estar juntos no sería una noche tranquila”. Realmente no pensé que fuera del tipo pasivo. Tenía la añoranza de que fuera activo. Bueno, como dicen por ahí, soñar es gratis.

¡Rosie! ¡Rosie! -escuché la voz de Luke desde el pasillo- ¿estás ahí?

¡Sí! -grité en respuesta, mientras me levantaba de la cama y trotaba al baño para poder escuchar mejor a Luke. Una vez afuera de la puerta, golpeé dos veces para darle a entender que estaba afuera- ¿qué necesitas?

Hubo un silencio del otro lado.

Se me olvidó traer el bolso. Ahí tengo el pijama, tú…mmmm… ¿podrías traerlo por favor?

Yo sabía que no iba a ser una noche tranquila…

Claro, solo espera un minuto…

Puse un mechón de pelo detrás de mi oreja. Hacía eso siempre que estaba nerviosa y, madre mía, lo estaba. Bajé las escaleras a toda velocidad y fijé la vista en la sala de estar. Después recordé que había subido el bolso de Luke hacía un rato atrás cuando él llegó.

Me di una palmada en la frente por lo idiota que había sido al bajar las escaleras y las volví a subir. Entré a mi pieza que estaba temperada gracias a la estufa, y levanté el bolso que estaba a un costado de la cama. Después me dirigí al baño y toqué la puerta.

-Luke, aquí traigo tu bolso
-dije algo quejumbrosa ya que en verdad pesaba y a penas podía mantenerlo sobre mi hombro.

-Está bien -se escuchó del otro lado el pestillo de la puerta y vi como esta se abría lentamente, mostrando a un Luke con solo una toalla en la cintura y gotas de agua en el cabello y pecho.

Este al mirarme sonrió de lado y se rascó la nuca con una mano. Dios, eso sólo lo hacía ver más sexy…

Estaba inmóvil como una estatua y mi voz no salía. Quería decir algo como “aquí esta tu bolso, apresura el paso para ver luego las películas” o “no me sorprendes, toma esto y cambiate luego”. Pero ninguna de las dos oraciones se asomaban por mi boca. Quería morir. Estaba roja, estoy segura de eso porque mis mejillas ardían.

Gracias. -dijo Luke tomando el bolso con cautela y encerrándose en el baño con este. Dejándome como una idiota ahí de pie mirando la puerta.

Maldita sea… -susurré para mi misma, cerrando los ojos.

Caminé hacia mi cuarto y busqué un colet para amarrar mi pelo. De repente, todo el frío se había ido.
Salté sobre la cama y abracé mi almohada. ¿No es eso acaso lo que hacen las chicas en las películas gringas cuando les pasa eso con algún hombre?. Al final, me resigné y decidí llamar a Papa Jhonns para pedir pizza. Con lo de Luke y todo, no había tenido tiempo de hacer la cena.

2491068c40fff5e7c68dd77b5adb538e

¿Qué haces? -sentí un peso a mi costado y vi como la cama se hundía.

Luke estaba con una camiseta azul manga larga y un pantalón gris. En vez de oler a menta y a jabón cítrico como era típico, hoy olía a mi jabón de baño. Eso me resultaba extrañamente familiar y atractivo de alguna forma. Tenía el borde del cuello de la camiseta con algunas marcas de agua y su cabello aún tenía algunas gotas.

Iba a pedir pizza. ¿Quieres?

Ambos estábamos acostados horizontalmente en la cama. Por lo que nuestros pies quedaban fuera de esta. Luke agachó la cabeza y se quejó.

No quiero pizza. Traje palomitas y nutella, si cenamos después no tendremos hambre.

-Tienes razón. -mi cuello comenzó a sentir frío y decidí soltar mi pelo, ya que el momento “caliente” había pasado.

Luke no quitó la vista de mi durante todo ese tiempo. Me sentí invadida pero me gustaba de cierta forma. Estaba a dos centímetros de distancia de mi existencia y eso era fabuloso.

Hueles a frutas. Vainilla con durazno, lo demás, no sé que es… Aún estoy tratando de averiguarlo -dijo mientras su voz iba disminuyendo el tono y apoyaba la cabeza en su brazo izquierdo.

Es el nuevo shampoo que compré… ¿te…gusta? -pregunté algo insegura.

Es muy tú.

¿Que significa eso? ¿Es un sí o un “lo detesto”?

Odio cuando no respondes lo que te preguntan. -use mi mano como apoyo. Nos encontrábamos uno al lado del otro. Muy cerca. Estábamos conversando y el ambiente era tranquilo, pero aún así se sentía intenso.

Lo respondí, lo que pasa es que tú eres muy despistada, Rosie.

-No soy despistada. No siempre al menos… no con cosas así. -Dudé de mi misma al responder. Porque lo admito, doy asco al momento de inferir lo que las personas dicen.

Si lo eres. Eres despistada, torpe, y gruñona. -dijo con una sonrisa en la cara.

Vaya, gracias por los cumplidos -respondí sarcástica.

Estaba molesta.

Hice el intento de levantarme de la cama pero cuando me estaba parando de ella, Luke me tomó de la cintura y tiró de mi hacía atrás, cayendo ambos en mi colchón, que rechinó por el peso que este tenía encima. Caí sobre Luke y él no se quejó de mi peso.

Todo mi pelo estaba en su cara.

Suéltame, idiota -comencé a moverme, pero él me tenía firme. Y yo parecía un Pugg tratando de empujar una puerta de una tonelada.

No te enojes. Sabes que me encanta eso de ti, vamos pequeña, sonríe.

-No. -dije cruzando los brazos.

Luke me tiró hacía un lado de la cama y se puso sobre mí.

Sonríe o te obligaré -susurró en mi oído.

Yo mordí mi labio para que la sonrisa de gato risón que estaba manteniendo no saliera a flote y negué con la cabeza. Luke me miró y dijo:

Te lo advertí

En eso se abalanzó sobre mí, de manera que no me pudiera mover y comenzó a hacerme cosquillas. Dolían de lo fuerte que eran pero al mismo tiempo me daban risa. Mi carcajada se escuchó por toda la casa y lágrimas comenzaron a salir de mis ojos.

Yo aún trataba de mantener la boca cerrada pero era un pésimo intento contra las cosquillas de Luke.

174a0e0363a74e15ca666f159802dc66

¡Me rindo! ¡Me rindo! -grité aún riéndome.

Luke sonrió y tomó mis muñecas con sus manos, presionándolas sobre mi cabeza. De repente, su risa se borró y se fijo en mis labios.

El momento divertido se había vuelto algo serio y sexual.

Solo nos estamos divirtiendo -me dije a mi misma.

Pero eso ni yo lo creía.

-Deberíamos ver las películas -susurre aún viendo sus labios.

-Deberíamos -repitió él.

Se fue acercando poco a poco, y mi interior se llenó de un fuego que no había sentido hacía mucho tiempo.

La última vez, lo sentí con Gabriel…

Gabriel…

Luke, somos amigos. Solo amigos -dije tratando de hacerlo entrar en razón. No quería que se detuviera, pero al mismo tiempo tenía miedo de su siguiente movimiento.

Luke subió su vista y me miró directo a los ojos, después soltó mis muñecas y se tiró encima mío. Tenía todo su peso sobre mi.

-Lo sé. Solo jugaba -me dijo al oído. Sonriendo.

-Deberíamos ver las películas -dije mientras lo abrazaba. Me sentía culpable porque él sonriera en una situación así.

Las iré a buscar, ¿te parece?

Yo asentí con la cabeza.

Él se levantó de la cama y desapareció doblando la escalera. Yo me tapé la cara con las manos. Eso definitivamente no era parte del plan.

Al rato, él volvió con las películas. Dos eran de terror, otra una comedia romántica y la última era de acción. A petición mía vimos la comedia romántica. Arreglamos la cama, cerré las cortinas y apague la estufa.

Después Luke puso la película en el DVD que estaba bajo la televisión y se acostó conmigo en la cama. Después de todo, tenía una cama de dos plazas 1/2.

¿Estás segura de que quieres que duerma acá? -preguntó dudoso.

Lo pensé un momento, y decidí que sí. Por alguna razón me sentía culpable por la escena de hace un rato atrás. Y tenerlo a mi lado, me hacía sentir segura.

Sí. Quédate conmigo. Hace frío.

Es la peor excusa que he dado, pero el frío tiene que servir de algo, ¿no?. Aunque sea como excusa.

Él asintió con la cabeza.

Ambos nos sentamos en la cama para quedar a la altura de la televisión y ver la película, y Luke levantó su brazo para estirarse. Yo aproveché eso y me acomodé en su pecho. Pude sentir como soltó una pequeña risa por las vibraciones de su cuerpo, pero no quería subir la cabeza para verlo ya que estaba demasiado avergonzada para hacerlo.

¿Segura que era solo por el frío?

-No me hagas arrepentirme de esto.

Luke levantó ambas manos en señal de rendición y dijo:

Ya okey, cerraré la boca -dicho eso le dió play a la película.

~~~~~~~~~~~~~~~~

257771bd2c84d996df26447973fb5486

Eran cerca de las doce de la noche y yo ya estaba cerrando los ojos. Tenía sueño y ya no quería ver más películas.

¿Quieres que la apague? -dijo Luke.

-Tengo sueño, lo siento. Sé que esta película de acción es tu favorita.

-Tranquila, la he visto tantas veces que me sé los diálogos de memoria.

Hice un ruido con la boca como diciendo “está bien, solo apaga la TV”.

Luke levantó el brazo y apagó el televisor. Mi pieza quedó a oscuras y solo se veía una fina línea de luz que una parte entreabierta de la cortina dejaba ver.

Nos acomodamos y puse la cabeza en la almohada, lista para dormir. Tenía demasiado sueño como para ser consciente de que un chico, parecido a un súper modelo, estaba en la misma cama que yo.

Buenas noches, Luke. Gracias por quedarte conmigo esta noche. -le estaba dando la espalda a Luke, ya que realmente no quería verlo a la cara. No podría dormir si lo hacía.

Buenas noches, pequeña. Espero que la invitación se repita. -dijo en un tono coqueto.

-No lo creas, mi mamá te va a matar si ve que estás en la cama, conmigo -hice énfasis en la palabra “conmigo”.

¿A qué hora llega? -preguntó algo más serio.

A las diez de la mañana. Tienes que cambiarte de pieza antes de que llegue si valoras tus bolas. ¿Capicci?

Luke rió.

-Capicci

-Buenas noches -volví a decir.

Buenas noches

Después de unos 15 minutos estaba a punto de quedarme dormida, cuando sentí que Luke se dio la vuelta y me abrazó por detrás. No le dije nada y fingí haber estado dormida desde hace un tiempo. Era mejor si sabía que no estaba consiente. Además quería dormir en paz y abrazada, sentir el calor de alguien, aunque fuera solo por una noche.

También puede interesarte

Comenta este post

cerrar