Cerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Tiempo libre

11.11.2016

#FANFICS TIO (TAKE IT OFF) C12

Van quedando pocos capítulos y el que parece un final abierto ¡te sorprenderá como nunca!

#FANFICS TIO (TAKE IT OFF) C12

El pitido de la alarma, me estaba matando.

-Apaga eso, Rosie. -dijo una voz ronca a mi lado.

Me giré bruscamente y me encontré de lleno con la cara de Luke. Tenía los ojos cerrados, parecía un bebé durmiendo, tan inofensivo, se veía tan poco egocéntrico, desprotegido, tan poco “él”.

-Hablo en serio, apaga tu maldito teléfono. -volvió a repetir agarrando aún más fuerte mi cintura. Al parecer, no me había soltado en toda la noche.

-Podría alcanzar mi teléfono y apagar la alarma si me dieras algo de movilidad. -respondí molesta.

Luke solo gruñó en respuesta y aflojó un poco su agarre. Aún así mantuvo sus brazos alrededor de mi cintura. Traté de correrme hacía la orilla de la cama, sin mucho éxito. Estiré el brazo lo más que pude hasta tocar con la punta de mis dedos el celular.

Al final, con un esfuerzo sobre humano logré tomar el teléfono y ver la pantalla para apagar la alarma. Luke mientras tanto, se acurrucó más a mi, colocando su cabeza, en mi cuello y hombro. Sonreí a ese gesto protector de él y volví la mirada una vez más a mi teléfono. En ese minuto me fijé en la etiqueta de la alarma que decía “Llegada mamá”. Y sentí como todo el sueño se me iba.

-Luke, levántate. Son las 10:14 a.m. mi mamá ya debe estar en casa, debes irte, o cambiarte de pieza. Me va a matar. Vete -grité/susurré ya que aún era temprano y mi voz no daba para más.

Luke sólo se quejó y no se movió ni un centímetro.

-Maldita sea, Hillar, despierta. -Luke abrió un ojo, y me miró.

-Te odio. Estaba cómodo así. Además hace frío. ¿Por qué no te acomodas y vuelves a dormir?

Este chico no habla en serio…

921530598f0464b9e38c8f137e9f622c

-Luke, mi mamá va a llegar en cualquier momen-

-¡Amor estoy en casa! -se escuchó la voz de mi mamá en todo el lugar interrumpiendo lo que yo estaba diciendo.

Luke y yo nos quedamos quietos como esfinges. Al fin, este chico había despertado.

-Mierda…. -dijo.

Comencé a empujarlo fuera de la cama, mientras escuchaba los pasos de mi mamá subir las escaleras. Dios santo, me va a matar. Eso era en lo único que podía pensar.

Debido a que Luke seguía adormilado, no pudo hacer nada en torno a mis patadas para sacarlo de la cama, por lo que cayó a un lado de esta.

En eso mi mamá abrió la puerta. Gracias a Dios esta rechinaba cuando la abrían. Supongo que eso habrá amortiguado el ruido del golpe de Luke contra el piso.

-¿Cariño? -preguntó despacio.

Hazte la dormida. Hazte la dormida…

-¿Mamá? -pregunté algo bajo y con un tono de voz ronco, mientras me estiraba y con una mano me frotaba los ojos ojos. -hola… lo siento, no sentí la alarma, te quería esperar con el desayuno listo. Sé que vienes de un largo viaje…

-Oh, cariño. -dijo mi madre abrazándome y dándome un beso en la mejilla.- no tenías por qué preocuparte. ¿Cómo sigues de tu cabeza?

-Bien, ya no duele. -dije acomodándome en la cama.

-Me alegro. -respondió ella.- iré a preparar el desayuno. Baja luego, ¿si?

-Está bien.

Dicho esto, ella se fue por la puerta.

-Maldita sea, eso estuvo cerca. -murmuró Luke saliendo debajo de la cama.

Así que ahí se había escondido…

-Ahora tengo que ver como sacarte de aquí. Ya que, alguien -hice énfasis en “alguien” mientras posaba mi mirada en él.- no se despertó nunca.

-Lo siento… es que, estaba cómodo.

-Me di cuenta. -dije negando con la cabeza.- como sea, ahora tengo que ver como te saco de aquí.

-Sabes, aún no entiendo como tu mamá no sintió el monumental ruido que hice con mi caída. En serio, ¿es sorda o algo?

Yo miré de mala manera a Luke. Puede que tuviera razón en lo que dijo, pero seguíamos hablando de mi mamá. Y merecía respeto.

-Vale, vale. Capté la indirecta. No te enojes, Ángel. -dijo poniéndose de pie, apoyándose en la cama.

-¿Ángel? -pregunté algo confundida. Pensé que mi apodo era pequeña, no es que “ángel” me molestara, pero era tan Patch Cipriano el apodo que costaba asimilarlo.

Luke asintió mi pregunta.

-Eres un pequeño ángel. En fin, necesito salir de acá, antes de que tu madre me mate. -me giré y busqué un colet en mi velador, ya que en la mañana, no me veía para nada sexy con el cabello en plan “acabo de sacar la cabeza de la almohada”. Por el contrario, Luke se veía malditamente lindo.

-¿Vas a cambiar tu ropa? ¿O vas a salir con pijama a la calle? -pregunté algo tosca.

-Vaya, que adorable. –dijo sacándose el pijama y quedando solo en calzoncillos. –deberías ir a ver si ya te llegó la regla.

-Ja. Ja. -reí irónica. –podrías ser comediante, en serio.

Me levanté de la cama, y caminé hacía el armario, mientras me iba deshaciendo de mi pijama en el camino. Quedando solo con la camisa de Luke y ropa interior. Busqué en el clóset, unas calzas y un sostén. Luke, no había quitado la mirada de mí, durante ese período.

-Deja de mirarme así, me haces sentir como un venado.

Luke sonrió

-Es difícil no hacerlo cuando te pavoneas en ropa interior en frente de mí. -se quejó

-Bueno, lamento estar en ropa interior pero es mi habitación, asi que el único fuera de lugar aquí eres tú. -dije mientras buscaba mis calzas negras. Estaba segura de haberlas guardado aquí a semana pasada.

-Ajá. Seguro. -susurró en mi oído

-¿¡Cómo llegaste aquí tan rápido?! -dije exaltada. Estaba roja, y mi cuerpo temblaba. Habían zonas de mi cuerpo que tenían pequeños hormigueos. De un momento a otro, Luke pasó de estar al lado de mi cama, a presionar su cuerpo contra el mío. Yo sólo estaba con bragas. Y su “mejor amigo” pegado a mi trasero no se sentía mal.

No voy a decir que era virgen, porque no lo soy, pero hace siglos que no tenía un contacto de piel tan… intenso.

-L-Luke… p-por favor sólo aléjate. -dije cerrando los ojos y tirando el cuello hacia atrás.

Sabes, si todas las mañanas van a ser así contigo, creo que podría soportar tu mal humor, ángel. -susurró en mi oído divertido mientras tiró de mi cadera con sus manos hacia él provocando que una sensación de placer recorriera todo mi cuerpo.

Amigos… amigos… somos amigos. Amigos… amigos.

-Somos amigos, Luke. Ya déjame. -Aguanté la respiración para poder decir todo de corrido y que un gemido no saliera de mi boca.

-Lo sé. -dijo alejándose de mi. El frío no tardó en hacer presencia en mi cuerpo.- pero, si este es el tipo “de amigo” que quieres, estaré siempre para ti, ángel. Ya te lo dije, no me gustas, pero haré lo que sea para estar a tu lado. Recuerda eso.

Sentí sus pisadas contra el suelo. Él estaba yéndose y yo no dije ninguna palabra. Y tampoco quería decir algo. Esto estaba bien para mi. Quizás con esto finalmente Gabriel se iría de mi mente.

1b8f7a86e85500cbecbc04b565ecc2ef

Después de unos 30 minutos, mi mamá se encontraba tomando una siesta. Luke al final, había salido por la ventana de mi habitación y gracias a Dios ella no se dió cuenta de su presencia. Yo mientras tanto tomé una ducha. Al rato, cuando iba a secarme el pelo recibí una llamada de Mare.

Hey, ¿Qué tal? – dije animada.

Del otro lado de la línea se escuchó un sollozo.

-Mare… ¿Estás bien? -dije acercando el teléfono lo más posible a mi oído para poder escucharla mejor.

-N-no. -otro sollozo se escuchó del otro lado de la línea. –necesito que vengas. Nick, él me dejó.

Mierda…..

-Voy en camino. Estaré ahí en 15. ¿Dónde estás?

Escuché del otro lado como América se sonaba.

-En una cafetería cerca de Rider High. Pasando la feria artesanal. Se llama Bunny Coffee.

-Bien. Iré para allá.

Tomé el Mustang y comencé a conducir camino al lugar que indicó Mare. Mi pelo aún goteaba debido a que no terminé de secarlo. En eso vi algo que llamó mi atención. En una esquina, estaba Luke conversando con Gabriel, mientras caminaban. Ambos reían y chocaban los puños como si fueran mejores amigos de toda una vida.

¿Que demonios significa esto?

Continuará…

También puede interesarte

Comenta este post

cerrar