Cerrar
Email WhatsApp Compartido por 9 personas

Tu cuerpo

04.10.2018

Las 4 fases de tu ciclo menstrual y cómo aprovechar sus energías

El ciclo de la mujer tiene 4 fases, como la luna. Conocerlas nos permite optimizar nuestra energía natural.

Por Nota original en: www.lanacion.com.ar/ Foto portada: Luizclas from Pexels
Las 4 fases de tu ciclo menstrual y cómo aprovechar sus energías

La luna está directamente vinculada al movimiento de nuestras aguas internas y de nuestra energía. Descubre nuestras 4 fases menstruales y su relación directa con las fases de la luna.

FASE MENSTRUAL

Durante esta fase el ciclo fluye continuamente, no comienza, ni termina. Nuestra energía interna es igual a la que posee la Luna Nueva. La luna está oculta y no se deja ver, así estamos nosotras, con ganas de ir hacia adentro. En este momento nuestro canal intuitivo está completamente abierto, es por eso que estamos mucho más sensibles. Para aprovechar esta energía intuitiva lo que hacemos es sembrar (en el campo se siembra siempre en luna nueva).

Lo ideal para eso es meditar, hacer una lista de las intenciones concretas para el ciclo que comienza: qué cosas quiero y cuales ya no quiero. En esta fase, con nuestras intenciones ya listas, estamos preparadas para impulsar la acción.

FASE ESTROGÉNICA

Esta es la fase pre-ovulatoria. Energéticamente estamos preparadas para poner en marcha todas las intenciones de nuestra siembra. La energía interna es como la de la luna en su fase Creciente, significa que hay energía en ascenso, si estamos equilibradas sentimos el impulso de la acción, la liviandad física, mental y emocional de una niña. Avanzar y jugar, es momento de experimentar, planificar estrategias y probarlas.

FASE OVULATORIA

La fase que sigue (si no hay fecundación) se llama Luthea por la hormona que actúa, más conocida como pre-menstrual. La energía que alcanzó el punto máximo de expansión comienza ahora a decrecer, a ir hacia adentro, como la luna Menguante. Esta etapa tiene dos aspectos: por un lado es un “duelo” porque estamos llegando al fin del ciclo, despidiendo todas las cosas que no se manifestaron, haciendo consciente y aceptando eso que no pudo ser.

Por otro lado, como no hay gestación nuestro sistema interpreta que puede dedicarse al cuidado personal, y sobre todo a darse placer, a disfrutar. Si comienzas a observarte, es muy posible que sea en este período el que vayas a la peluquería, te hagas la manicure, hagas órden del clóset, cambies de lugar las cosas de tu pieza, etc. Es momento de prepararse para un nuevo comienzo, de dar fin, limpiar, reorganizar. Te preparas para recibir tu ciclo y realizar una nueva siembra. Todo vuelve a comenzar.

FASE LUTHEA

La fase que sigue (si no hay fecundación) se llama así por la hormona que actúa, más conocida como pre-menstrual. La energía que alcanzó su punto máximo comienza ahora a decaer, como la luna menguante. Es hora de irse hacia adentro.

ENCAUZAR LAS ENERGÍAS

Comprendernos como parte de la naturaleza ciclando en constante transformación nos da la posibilidad de alinearnos y fluir en un ritmo natural, disolviendo las incomodidades asumuladas en el cuerpo físico, mental y emocional.

Fuente: Flor Beber, co-creadora de Chaco Yoga Matriz, instructora de yoga, especializada en yogaterapia y eutonía y en yoga para embarazadas. Terapeuta menstrual madretierra.

 

Comenta este post

cerrar