Cerrar
Email WhatsApp Compartido por 15 personas

Tu cuerpo

09.10.2018

Por qué no debes dejar de comer chocolate

El cacao puro es un excelente alimento para todo el mundo, sobre todo para deportistas, recomendable incluso si quieres adelgazar. Aquí tienes cinco buenas razones para consumirlo cada día.

Por Nota original en: Elle.com Foto Portada: Brigitte Tohm from Pexels Foto Interior: Kaboompics .com from Pexels
Por qué no debes dejar de comer chocolate

Durante años se ha culpado al chocolate de favorecer la aparición de acné, así como su relación directa con las caries o su alto contenido calórico. “Nada de esto se ha podido demostrar científicamente, ni el cacao es causa de acné ni las caries pueden ser provocadas por ingerir chocolate, al menos no de forma exclusiva”, explican los expertos de la marca de estilo de vida Freeletics.

“Respecto a su contenido calórico hay que saber diferenciar entre el chocolate puro y el industrial”. Como nos aclaran los expertos de Freeletics, el primero de ellos contiene al menos un 70% de cacao y carece de edulcorantes, su sabor es amargo y su consumo puede, entre otros beneficios, reducir el colesterol.

El segundo, el chocolate industrial, es aquel cuyo porcentaje de cacao es mínimo frente a las altas dosis de azúcar, edulcorantes o aceites refinados, culpables de la demonización que ha sufrido el cacao durante años.

Cinco beneficios que te encantarán

Ideal para deportistas. “El alto contenido en magnesio del chocolate puro hace que favorezca la tonificación de los músculos y su aporte energético ayuda al rendimiento del ejercicio físico”, dicen desde Freeletics. Además, su riqueza en hierro y antioxidantes ha hecho que médicos y nutricionistas recomienden su consumo frecuente.

Ayuda a controlar el peso. ¿Te preocupa tu dieta? Tranquila, como te explicábamos antes, la clave está en buscar las opciones más puras posibles, intentando siempre que el chocolate que consumas tenga al menos un 70% de cacao. Al principio puede costarte si solo tomas chocolate con leche, pero en cuanto tu paladar se acostumbre, querrás incluso probar con porcentajes superiores de pureza. Hay estudios que demuestran (como los realizados en las universidades de San Diego y Granada) que las mujeres que consumen chocolate a diario están más delgadas que las que no lo toman. Eso sí, hablamos de chocolate puro y de un consumo moderado.

Antienvejecimiento. No hay alimento con más propiedades antioxidantes que el cacao crudo. Si te esfuerzas mucho por consumir frutas y verduras frescas por su poder protector de la salud, añade a tu día a día el chocolate puro y, si es posible, ecológico. Multiplicarás el poder antioxidante de tu dieta.

Protege el corazón. Su gran contenido en flavonoides y su efecto antiinflamatorio convierten al chocolate en un gran protector natural de tu salud cardiovascular si lo tomas frecuentemente, incluso a diario. Pero, como hemos dicho ya varias veces, siempre lo más puro posible. El chocolate blanco no sirve, ya que se trata de un producto refinado hecho con grasa o manteca de cacao, o con grasas lácteas poco recomendables.

Produce placer. Tiene un efecto relajante y placentero. Comer chocolate produce una innegable sensación de bienestar y hasta de felicidad. Pero esto no es solo debido a su delicioso sabor sino al “combinado” de sustancias “happy” que contiene, como la anandamida, el triptófano o la teobromina.

¡Ya sabes! ¡Permiso más que concedido para un pedacito diario!

Comenta este post

cerrar